El jarro de agua fría que no desmotiva a Rubén Gracia

Rubén Gracia y su equipo, GPR Sport, sufrieron problemas con la refrigeración del motor de su SSV y tuvieron que abandonar en la primera jornada.

Neom (Arabia Saudí).- El piloto madrileño de 37 años empezó a soñar en grande en octubre de 2018. Imaginó volver al Dakar (después de su debut en 2016 con un Montero, acabando 41º en la general y 2º en la categoría T3 de entonces), pero con un proyecto 100% propio, con un coche construido en su taller y con tres unidades desplegadas en el desierto saudí. La valentía del sueño se truncó en los primeros kilómetros de la nueva era del rally en Oriente Medio, después de haber sorprendido a todo el vivac con su SSV Ford carrozado.

El seis veces campeón de España de Todoterreno combinó durante los últimos 12 meses su innovador proyecto con el del Ford Ranger T1 en el nacional, trabajando a destajo día y noche. Los 1.000 cc del motor de moto no aguantaron una carrocería que no contaba con toda la refrigeración necesaria para la unidad y en cuanto se le empezó a exigir, en los primeros 3-4 kilómetros de la primera especial, las temperaturas se dispararon.

“Fue simultáneo en los tres coches. Entre verificaciones y el enlace de la primera etapa hicimos 40 km, pero vas a 5.000 rpm ahí. En la arrancada al tramo que llegamos al corte, a 9.000 rpm, en cuanto le pedimos exigencia, a los 3-4 km vimos que había una pérdida de potencia. Yo paré, que salía el primero, y son los tres coches gemelos y lo que falla en uno, falla en los tres”, explica Gracia a Motorsport.com en el vivac de Neom.

“Paramos, nos salimos, venimos a la asistencia para ver qué había pasado y los parámetros del ingeniero decían que había habido una elevación de la temperatura del motor. Se podrían poner unos tubos para tratar de que entrase el aire, pero sería un remiendo y la solución es hacerlo en España, rediseñar la carrocería”.

Gracia recuerda que proyectos de fabricantes del máximo nivel también naufragaron en los primeros meses y deja claro que sus ganas no se ven reducidas, sino impulsadas después de este jarro de agua fría saudí.

“Ha sido una pena porque venir aquí con todos los gastos que conlleva… pero le pasó a Volkswagen, le está pasando ahora a otros en SSV. Hay que aprender de los errores, hacer un rediseño en la carrocería y hacer un montón de test destructivos. Chasis, suspensiones, geometrías, peso… sabemos que es impresionante, es el coche más bonito. Hay que modificar esas cuatro cosas de la carrocería para que refrigere bien el motor y ya está, la pena es que hayamos tenido que venir aquí para darnos cuenta”, afirma.

“Nunca habíamos tenido este sinsabor de las carreras, no estamos acostumbrados, porque hemos tenido tanto yo como GPR una exitosa trayectoria, hemos ganado el campeonato los últimos seis años seguidos, que nadie lo había conseguido en España. Hemos visto que esto es más complicado de lo que yo me pensaba. Pero estaremos ganando carreras en España este año seguro”.

El problema con la carrocería fue que esta se entregó el 4 de diciembre, justo antes de llevar los coches al embarque en Marsella, y todos los test se habían realizado durante el verano sin ella. No obstante, el equipo intentará mantener en competición la unidad #430 de Roberto Carranza y Juan Carlos Fernández (19º en SSV en 2019) con esa solución parcial de refrigeración. Tienen hasta este miércoles para presentar su petición de reenganche en la modalidad Dakar Experience.

“Tengo más rabia que tristeza. Era el año, era el primer SSV carrozado que se presentaba en las verificaciones del Dakar y era una buena oportunidad. Pero simplemente se retrasa el desarrollo del coche, tampoco vamos a lamentarnos más. Ahora a trabajar y a intentar estar en febrero-marzo otra vez corriendo con el coche, modificarlo y lograr un vehículo ganador”.

Gracia tiene claro que se levantarán de ese varapalo y que desde que vuelan a España trabajarán con ganas en un proyecto que para él, que empezó a emprender con solo 18 años, es la inyección diaria de adrenalina e ilusión. Valentía le sobra, “quizás a veces demasiada”, y con ella se forjan las grandes historias.

Fuente: Mundosport (07/01/2020)

About the author: Maria

Leave a Reply

Your email address will not be published.